miércoles, 24 de diciembre de 2008

FELIZ NAVIDAD

¡GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS!
Y PAZ A LO HOMBRES QUE AMA EL SEÑOR




JESÚS

BENDICE NUESTRAS FAMILIAS

Dios Padre, lleno de ternura y de bondad:
Haz de nuestros hogares la presencia de tu amor.
Que no haya injurias, ni amarguras, ni egoísmos,
Porque Tú nos das comprensión, nos bendices y alientas.
Que no haya rencores, ni enfrentamientos,
Porque tú nos das el perdón y caminas con nosotros.
Que sepamos marchar hacia Ti en nuestro diario vivir.
Que cada mañana amanezca un día más de entrega y sacrificio.
Que cada noche nos encuentre con un amor familiar fortalecido.

Haz, Señor, de nuestras familias que quisiste unir,
Una página llena de Ti
Haz, Señor de los hijos lo que Tú anhelas;
Ayuda a los padres a orientarles en sus vidas,
Que sean educadores de su madurez y testigos de la fe.

Que nuestras familias se esfuercen en el consuelo mutuo.
Que se haga del amor la escuela que nos invite a amarte más.
Que se den lo mejor de ellos mismos para ser felices en el hogar.

Y que cuando despunte el sol del gran día de ir a tu encuentro,
Concedas a nuestras familias el don de haber sembrado
La unidad y el amor para siempre. Amén.

***
Jesús, María y José
Haced que nuestros hogares sean como el hogar de Nazaret.

***

¡MUY FELIZ NAVIDAD!
A TODOS LOS QUE VISITAIS ESTAS PÁGINAS
QUE PASEIS UNOS DÍAS LLENOS DE GOZO Y FELICIDAD
Sor Purísima

lunes, 15 de diciembre de 2008

ADVIENTO TIEMPO DE ESPERANZA



CORONA DE ADVIENTO


La "corona de adviento" hecha de ramas verdes simboliza la esperanza en la venida de Cristo al mundo.

El círculo de la corona es símbolo de la eternidad, porque no tiene principio fin, así como Dios que no tuvo principio ni tendrá fin.


Alrededor de la corona se colocan cuatro velas que representan las semanas de preparación para el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador.


La luz de las velas simboliza la luz de Cristo.

Luz del mundo.

¡Ven pronto Señor!
¡ Ven Salvador!

jueves, 27 de noviembre de 2008

DIA 8 DE DICIEMBRE

SOLEMNIDAD DE LA
INMACULADA CONCEPCIÓN



Soy de María Inmaculada
Por Ella tengo mi vocación
Su nombre escrito llevo en mi mente
Con letras de oro en mi corazón.

Pensando en Dios siempre estaré
Y de María Inmaculada siempre seré
Siempre seré, siempre seré.
Y de María con alegría siempre seré.
En dulce claustro escondí mi vida
Amando siempre a mi buen Jesús
Que es mi consuelo y es mi alegría
Aun siendo pobre y muriendo en cruz.

Pensando en Dios siempre estaré
Y de María Inmaculada siempre seré.

(Del himno de las Concepcionistas)

****

EXPERIENCIA DE UNA VOCACIÓN COMTEMPLATIVA

Soy una joven de 26 años a través de un sacerdote, después de charlar un buen rato quedé informada sobre la vida contemplativa y al ver él que estaba entusiasmada me invitó a hacer una experiencia en un Monasterio que él conocía y me regaló un libro de Santa Beatriz de Silva.
Me quedé radiante de alegría y me di prisa en ponerme en contacto con ese convento y acordar cuando podía ir unos días de experiencia.
Hice la experiencia y ya no quería marcharme. Sin embargo tuve que marcharme de nuevo al mundo y los obstáculos no han faltado… Pero con la fuerza del amor de Dios, de María Inmaculada y las oraciones de las hermanas conseguí seguir el ideal que siempre quise.
Alégrense conmigo, y ayúdenme a dar gracias a Dios, pues estoy muy feliz de estar de nuevo en el convento, deseando ser una copia de la Virgen Inmaculada y de Santa Beatriz, para la mayor gloria de Dios.
Una Concepcionista
****

OTRA EXPERIENCIA DE UNA VOCACIÓN MISIONERA

«La primera vez que experimenté el deseo de hacerme misionera no tenía más que doce años. Pero no me fui hasta los dieciocho.
A veces dudaba de mi vocación. Pero llegó un momento, un día en que me encontraba a los pies de la Santísima Virgen, el 22 de julio de 2007, tuve la sensación plena de que Dios me llamaba.
En los momentos de incertidumbre sobre mi vocación, hubo un consejo de mi madre que me resultó muy útil: “Cuando aceptes una tarea, llévala a cabo con gozo, o no la aceptes”, me dijo.
Una vez pedí consejo a mi director espiritual acerca de mi vocación. Le pregunté cómo podía saber que Dios me llamaba y para qué me llamaba. Él me contestó: “Lo sabrás por tu felicidad interior. Si te sientes feliz por la idea de que Dios te llama para servirle a Él y al prójimo, esa es la prueba definitiva de tu vocación. La alegría profunda del corazón es la brújula que nos marca el camino que debemos seguir en la vida. No podemos dejar de seguirla, aunque nos conduzca por un camino sembrado de espinas”.
Una religiosa
****

ORACIÓN

Señor, manifiesta a la juventud el amor que les tienes.
Que algunos sepan descubrir ese amor tuyo y te sigan.
Que vean en ti que eres la Verdad, la Luz y la Vida.
Que ninguno de los que han sentido la llamada,
Acallen tu voz, ni tengan miedo a lanzarse mar adentro.
Que se fíen plenamente de ti, y sepan salir de su puerto,
Y navegar contigo al rumbo que tú marques.
Dales un corazón generoso, dispuesto siempre
A darlo todo por ti, a través de la entrega a los hermanos.
Por ellos te pedimos, para que sepan comprender
Y puedan dar la respuesta que tú esperas. Amén.

*********

sábado, 8 de noviembre de 2008

Dun Escotto Franciscano




Defensor del misterio de la Inmaculada


*Preparó el camino para la definición dogmática.

Dicen que su inspiración le vino al pasar por frente de una estatua de la Virgen y decirle: "Dignare me laudare te: Virgo Sacrata" (Oh Virgen sacrosanta dadme las palabras propias para hablar bien de Ti).

1. ¿A Dios le convenía que su Madre naciera sin mancha del pecado original? - Sí, a Dios le convenía que su Madre naciera sin ninguna mancha. Esto es lo más honroso, para Él.

2. ¿Dios podía hacer que su Madre naciera sin mancha de pecado original? -Sí, Dios lo puede todo, y por tanto podía hacer que su Madre naciera sin mancha: Inmaculada.

3. ¿Lo que a Dios le conviene hacer lo hace? ¿O no lo hace? Todos respondieron: Lo que a Dios le conviene hacer, lo que Dios ve que es mejor hacerlo, lo hace.

Entonces Scotto exclamó:

Luego

1. Para Dios era mejor que su Madre fuera Inmaculada: o sea sin mancha del pecado original.

2. Dios podía hacer que su Madre naciera Inmaculada: sin mancha.

3. Por lo tanto: Dios hizo que María naciera sin mancha del pecado original. Porque Dios cuando sabe que algo es mejor hacerlo, lo hace..."

Pudo, quiso; luego lo hizo.

viernes, 31 de octubre de 2008

DIA DE TODOS LOS SANTOS





YA SOMOS PERO DEBEMOS LLEGAR A SER

El cristiano ya es santo, pues el bautismo lo une a Jesús y a su misterio pascual, pero al mismo tiempo debe llegar a serlo, conformándose a él cada vez más íntimamente. A veces se piensa que la santidad es un privilegio reservado a unos pocos elegidos. En realidad, llegar a ser santo es la tarea de todo cristiano, más aún, podríamos decir, de todo hombre.
El apóstol san Pablo escribe que Dios desde siempre nos ha bendecido y nos ha elegido en Cristo "para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor" (Ef 1, 4). Por tanto, todos los seres humanos están llamados a la santidad que, en última instancia, consiste en vivir como hijos de Dios, en la "semejanza" a él según la cual han sido creados.
Todos los seres humanos son hijos de Dios, y todos deben llegar a ser lo que son, a través del camino exigente de la libertad. Dios invita a todos a formar parte de su pueblo santo. El "camino" es Cristo, el Hijo, el Santo de Dios: nadie puede llegar al Padre sino por él (cf. Jn 14, 6).
En el centro de la asamblea de los santos resplandece la Virgen María, "la más humilde y excelsa de las criaturas" (Dante, Paraíso, XXXIII, 2). Al darle la mano, nos sentimos animados a caminar con mayor impulso por el camino de la santidad. A ella le encomendamos hoy nuestro compromiso diario y le pedimos también por nuestros queridos difuntos, con la profunda esperanza de volvernos a encontrar un día todos juntos en la comunión gloriosa de los santos.


[Benedicto XVI. Angelus del 2 de Noviembre de 2007]

jueves, 16 de octubre de 2008

La Palabra de Dios






















La Palabra de Dios es el lugar del

encuentro entre Dios

y el hombre.

“Esto quiere decir que toda la creación está pensada para crear el lugar del encuentro entre Dios y su criatura, un lugar donde el amor de la criatura responda al amor al amor divino, un lugar donde se desarrolle la historia de amor entre Dios y su criatura”. “La historia de la salvación no es un pequeño acontecimiento, en un pobre planeta, en la inmensidad del universo. No es una cosa mínima, que sucede por casualidad en un planeta perdido. Es el móvil de todo, el motivo de la creación: el encuentro de amor entre Dios y el hombre”.

La Palabra de Dios es el hallazgo

definitivo.

Por todo ello, la actitud de la criatura, la actitud del hombre es buscar la Palabra de Dios, que no es solamente un fenómeno literario, no es solo la lectura de un texto. Es el movimiento de mi existencia. Es moverse hacia la Palabra de Dios en las palabras humanas. Solo conformándonos al misterio de Dios, al Señor que es la Palabra, podemos entrar dentro de la Palabra de Dios. Debemos ser, pues, pacientes, perseverantes, humildes y apasionados buscadores y lectores con el corazón de la Palabra de Dios.


La Palabra de Dios es la Palabra

de la Vida para

siempre y para todos.

“Tu Palabra, Señor, me da vida. Confío en Ti, Señor. Tu Palabra es eterna. En ella esperaré”.

_____________


De las palabras del Papa Benedicto XVI
5 de octubre, al día siguiente de la apertura de la asamblea sinodal dedicada a la Palabra de Dios.

domingo, 12 de octubre de 2008

VIRGEN DEL PILAR


ORACIÓN DE JUAN PABLO II

Doy fervientes gracias a Dios por la presencia singular de María en esta tierra española donde tantos frutos ha producido. Y quiero encomendarte, Virgen santísima del Pilar, España entera, todos y cada uno de sus hijos y pueblos, la Iglesia en España, así como también los hijos de todas las naciones hispánicas.
¡Dios te salve, María, Madre de Cristo y de la Iglesia! ¡Dios te salve, vida, dulzura y esperanza nuestra!
A tus cuidados confío esta tarde las necesidades de todas las familias de España, las alegrías de los niños, la ilusión de los jóvenes, los desvelos de los adultos, el dolor de los enfermos y el sereno atardecer de los ancianos.
Te encomiendo la fidelidad y abnegación de los ministros de tu Hijo, la esperanza de quienes se preparan para ese ministerio, la gozosa entrega de las vírgenes del claustro, la oración y solicitud de los religiosos y religiosas, la vida y el empeño de cuantos trabajan por el reino de Cristo en estas tierras.
En tus manos pongo la fatiga y él sudor de quienes trabajan con las suyas; la noble dedicación de los que transmiten su saber y el esfuerzo de los que aprenden; la hermosa vocación de quienes con su conciencia y servicio alivian el dolor ajeno; la tarea de quienes con su inteligencia buscan la verdad.
En tu corazón dejo los anhelos de quienes, mediante los quehaceres económicos procuran honradamente la prosperidad de sus hermanos; de quienes, al servicio de la verdad, informan y forman rectamente la opinión pública; de cuantos, en la política, en la milicia, en las labores sindicales o en el servicio del orden ciudadano prestan su colaboración honesta en favor de una justa, pacífica y segura convivencia.
Virgen Santa del Pilar: aumenta nuestra fe, consolida nuestra esperanza, aviva nuestra caridad.
Socorre a los que padecen desgracias, a los que sufren soledad, ignorancia, hambre o falta de trabajo.
Fortalece a los débiles en la fe.
Fomenta en los jóvenes la disponibilidad para una entrega plena a Dios.
Protege a España entera y a sus pueblos, a sus hombres y mujeres.
Y asiste maternalmente, oh María a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad.
Así sea.

sábado, 4 de octubre de 2008

SAN FRANCISCO DE ASIS


REPARA MI IGLESIA


Salió un día Francisco al campo a meditar, y al pasar junto a la Iglesia de San Damián, cuya Iglesia amenazaba ruina, entró en ella –movido por el Espíritu- a hacer oración; y mientras oraba postrado ante la imagen del crucificado, de pronto se sitió inundado de una gran consolación espiritual. Fijó sus ojos, arrasados en lágrimas, en la cruz del Señor, y he aquí que oyó con sus oídos corporales una voz procedente de la misma cruz que le dijo tres veces:”¡Francisco, vete y repara mi casa, que, como ves, está a punto de arruinarse toda ella ¡” Quedó estremecido Francisco, pues estaba solo en la Iglesia, al percibir voz tan maravillosa, y, sintiendo en su corazón el poder de la palabra divina, fue arrebatado en éxtasis. Vuelto en sí, se dispone a obedecer, y concentra todo su esfuerzo en la decisión de reparar materialmente la Iglesia, aunque la voz divina se refería principalmente a la reparación de la Iglesia que Cristo adquirió con su sangre, según el Espíritu Santo se lo dio a entender y el mismo Francisco lo reveló más tarde a sus hermanos.

De los escritos de San Francisco de Asís.

San Francisco insistió hasta el final de su vida en el compromiso de fidelidad y de ayuda a la Iglesia. Para él la Iglesia era la presencia de Jesucristo en la tierra y, al mismo tiempo, la garantía de esa misma presencia. Por eso su amor a la Iglesia Santa viene a ser su otra forma de amar a Jesús, junto con la santa pobreza. Su fe profunda y enamorada le llevó a venerar a la Iglesia como sacramento universal de vida y salvación. Sólo por ella y en ella tenía la posibilidad de la presencia de Jesús en la Eucaristía. Francisco no intentó “reformar” la Iglesia, sino que la amó y restauró.

¡Oh Cristo!, infunde en nosotros el don de sabiduría para que siguiendo tus huellas, a ejemplo de Francisco, te seamos fieles toda la vida.



Oración

¡Oh alto y glorioso Dios!,
Ilumina las tinieblas de mi corazón,
Y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta,
Sentido y conocimiento, Señor,
Para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.
Amen.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

CONTEMPLACIÓN



CON CORAZÓN HABITADO


S. Bernardo comentando al profeta Habacuc nos habla, de cómo tiene que ser el discípulo, lleno de Cristo:


“Algunos de vosotros habéis comprendido que las palabras de Jesucristo son espíritu y vida, y por eso lo seguís. Como Habacuc, también vosotros hacéis guardia porque es tiempo de lucha. Pero tenemos que vivir con un corazón habitado por Cristo, sin fiarnos de nuestra virtud, ni de nuestro débil sitio de guardia”.



CUANDO PENSAMOS EN DIOS, RESPIRAMOS


Continuando el comentario S. Bernardo nos guía hacia la plegaria contemplativa:


“El Primer grado de contemplación es considerar que quiere Dios, sin quedarnos en nuestra amargura.
No visitemos nuestro corazón, sino su Templo.
Cuando pensamos en nosotros nos entristecemos, cuando pensamos en Dios respiramos el consuelo del espíritu.
De la primera consideración (la de nuestra amargura) nace la humildad, de la segunda la caridad”.

*****

miércoles, 13 de agosto de 2008

17 DE AGOSTO SANTA BEATRIZ DE SILVA



TRIDUO A SANTA BEATRIZ DE SILVA

Día 1º
Por el ideal que, desde la infancia tuviste
Por hacer grandes cosas por la gloria de Dios y de
María Inmaculada,
Te suplicamos, Santa Beatriz, que,
Juntamente con la gracia que ahora te pedimos…
Nos alcances un verdadero deseo de amar y servir a Dios.

Padrenuestro; Avemaría; Gloria


Dia 2º
Por el despego de las grandezas de este mundo
Que practicaste entre las riquezas y placeres de la corte,
Te suplicamos, Santa Beatriz, que
juntamente con la gracia que ahora te pedimos…
nos alcances la virtud de la humildad,
el desapego de los bienes terrenos
y el deseo de los bienes eternos.

Padrenuestro; Avemaría; Gloria

Dia 3º
Por la fortaleza con que guardaste tu pureza
Entre los peligros de la corte,
Y la inocencia de tu alma durante toda tu vida,
Te suplicamos, Santa Beatriz, que,
Juntamente con la gracia que ahora te pedimos…
Nos alcances la virtud de la prudencia
para huir de las ocasiones peligrosas
y fuerza para vencer las tentaciones.

Padrenuestro; Avemaría; Gloria.

&&&&&&&&&&&&

Oración
Oh Dios, que hiciste resplandecer
a la virgen Santa Beatriz de Silva
por su altísima contemplación
y la adornaste con una devoción singular
para con la Virgen María
en el Misterio de su Concepción Inmaculada
concédenos que, a ejemplo suyo,
busquemos en la tierra la verdadera sabiduría
y lleguemos a contemplar en el cielo
tu belleza y tu sublimidad.
Por Jesucristo nuestro Señor.

&&&&&&&&

viernes, 1 de agosto de 2008

San Ignacio de Loyola


Examinad si los espíritus vienen de Dios

Ignacio era muy aficionado a los llamados libros de caballerías, narraciones llenas de historias fabulosas e imaginarias. Cuando se sintió restablecido, pidió que le trajeran algunos de esos libros para entretenerse, pero no se halló en su casa ninguno; entonces le dieron para leer un libro llamado Vida de Cristo y otro que tenía por título Flos sanctórum, escritos en su lengua materna.

Con la frecuente lectura de estas obras, empezó a sentir algún interés por las cosas que en ellas se trataban. A intervalos volvía su pensamiento a lo que había leído en tiempos pasados y entretenía su imaginación con el recuerdo de las vanidades que habitualmente retenían su atención durante su vida anterior.

Pero, entretanto, iba actuando también la misericordia divina, inspirando en su ánimo otros pensamientos, además de los que suscitaba en su mente lo que acababa de leer. En efecto, al leer la vida de Jesucristo o de los santos, a veces se ponía a pensar y se preguntaba a sí mismo:
“¿Y si yo hiciera lo mismo que san Francisco o que santo Domingo?”
Y, así, su mente estaba siempre activa. Estos pensamientos duraban mucho tiempo, hasta que, distraído por cualquier motivo, volvía a pensar, también por largo tiempo, en las cosas vanas y mundanas. Esta sucesión de pensamientos duró bastante tiempo.

Pero había una diferencia; y es que, cuando pensaba en las cosas del mundo, ello le producía de momento un gran placer; pero cuando hastiado, volvía a la realidad, se sentía triste y árido de espíritu; por el contrario, cuando pensaba en la posibilidad de imitar las austeridades de los santos, no solo entonces experimentaba un intenso gozo, sino que además tales pensamientos lo dejaban lleno de alegría. De esta diferencia él no se daba cuenta ni le daba importancia, hasta que un día se le abrieron los ojos del alma y comenzó a admirarse de esta diferencia que experimentaba en sí mismo, que, mientras una clase de pensamientos lo dejaban triste, otros, en cambio, alegre. Y así fue como empezó a reflexionar seriamente en las cosas de Dios. Más tarde, cuando se dedicó a las prácticas espirituales, esta experiencia suya le ayudó mucho a comprender lo que sobre la discreción de espíritus enseñaría luego a los suyos.


(De los hechos de san Ignacio recibidos por Luis Goncalves de Cámara de labios del mismo santo)

viernes, 25 de julio de 2008

¡Qué admirables son tus obras, Señor!!..



EN LAS MANOS DEL ALFARERO

Y la vasija de barro que estaba haciendo se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de ella otra vasija, según le pareció mejor al alfarero hacerla.
Jeremías 18:4
___
.
Según le pareció –
.
Se despertó está mañana? Naturalmente que sí.
.
La primera cosa que debería haber pasado por nuestra mente al abrir los ojos sería esto: Dios no ha terminado aún conmigo.
.
El hecho que aún estemos vivos es una prueba muy positiva de que Dios aún no ha terminado de darle forma a nuestra vida.
.
Un promedio de ciento cincuenta y tres mil personas terminaron ayer de estar en la rueda del alfarero. De hecho, antes de que termines de leer esta reflexión otros 321 morirán.
.
Dios decidió que hoy nuestra vida estuviera aún en las manos del alfarero porque Dios ha considerado digno de rehacernos. Esta es una noticia digna de celebrarse.
.
Naturalmente, hay otra faceta en el encuentro de Jeremías con el Alfarero. Lo obvio es que nosotros no somos el Alfarero. No podemos decidir qué clase de vasija vamos a ser, pero si decidiremos cuanto se va a lograr en el proceso de reconstrucción.
.
Podemos mirar la obra divina que le está dando forma hoy o simplemente ser ciego a lo largo del camino de la vida hasta llegar a ser uno más de los 153.000 que mueren cada día. Yo, personalmente, hoy escojo ver la mano de Dios trabajando en mi vida.
.
Yo quiero que él me reconstruya para hacer una diferencia. Si mañana aún estoy vivo, yo usaré lo que he aprendido de la mano del Alfarero hoy.
.
La Palabra Hebrea que se usa en este verso para “según le pareció” nos ayuda a ver la imagen de la decisión soberana de Dios es “yashar”, es un verbo que significa: “derecho, recto o agradable.”
.
Este verbo tiene un uso tanto físico como ético. De hecho es a menudo usado en descripciones que tienen que ver con justicia. Dios no está haciendo de nosotros vasijas simplemente justas o rectas, pero él está haciendo vasijas que le complacen o le agradan a él y él se siente muy complacido cuando sus vasijas reflejan su carácter.
.
De la misma manera como un famoso artista o artesano lo hace, Dios coloca su firma con estilo en nosotros, y su firma es reconocida por todos. Porque somos la vasija de Dios, somos como la mano de quién nos hizo y hasta que no reflejemos esa mano, el proceso de reconstrucción de nuestra vida continuará.
.
Bienvenido al día de las Vasijas como complacen al Alfarero.
.
Señor. Gracias por la obra tuya en mi vida hoy. Tú eres el Alfarero y yo tu vasija. Trabaja en mí hoy hasta que se refleje tu mano en cada detalle de mi vida.
.
Gracias, Señor, por amarme.

____


(Copia enviada por una amiga)

domingo, 15 de junio de 2008

Encuentro en Toledo de las Concepcioniatas Franciscanas



ENCUENTRO DE LAS PRESIDENTAS Y DELEGADAS DE LA FEDERACIÓNDE LA ORDEN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN, EN TOLEDO, ESPAÑA.
20 de mayo de 2008.

La Pura y Limpia Concepción de la Madre de Dios, la Inmaculada, es el acontecimiento salvífico, histórico-eclesial, carismático, inspiracional y devocional que estrecha para siempre los lazos carismáticos y de fraternidad entre la Orden de la Inmaculada Concepción y la Orden de los Hermanos Menores, tanto en el seno de la gran Familia Franciscana como en el de la Iglesia.
La inspiración primigenia de Santa Beatriz de Silva ante Santa María Inmaculada, el desarrollo y la madurez de su carisma alcanzaron plenitud con la aprobación de la Regla propia de la nueva Orden femenina, monástica y contemplativa, el año 1511.

Los lazos de unión carismática y espiritual entre las concepcionistas y los frailes menores quedaron plasmados definitivamente en la nueva Regla, cuyo texto contiene las características propias de la nueva forma de vida, centrada en Jesucristo y en su Madre, María Inmaculada; algunas normas disciplinares comunes de la vida monástica femenina de cualquier tipo o Regla, matizadas para la nueva Orden; las formas de la profesión del evangelio, la pobreza, la vida de oración y de fraternidad de inspiración franciscana, el modo de la vida y la unión esponsales con el Amado y, finalmente, la novedades para la vida fraterna y la vida común en el monasterio.
Pero existe vínculo más estrecho, profundo y real entre las concepcionistas y los menores franciscanos: la Inmaculada Concepción de María. Para ellos, la Purísima Concepción ha sido y es una vida, una pasión, una historia singular y una consagración manifestadas en múltiples modos, no sólo dogmáticos y doctrinales. Para ellas, un tesoro, un secreto, una herencia, un huerto cerrado, una perla preciosa que motiva y da sentido y plenitud a su forma de vida. Esta Limpia y Purísima María es el “locus” de gracia, de identidad y de unidad carismáticas, marianas y franciscanas entre Beatriz de Silva y sus Hermanas con los Hermanos Menores.



En el contexto de las celebraciones del VIII centenario de la fundación de la Orden de los Hermanos Menores, el Ministro General, Fr. José Rodríguez Carballo, OFM, y su Definitorio decidieron celebrar también encuentros con las hermanas que están bajo su cuidado y asistencia, entre ellas las Concepcionistas. Por eso, ha convocado el Encuentro Internacional de las Presidentas y Delegadas de Federación de la Orden de la Inmaculada Concepción, que ha tenido lugar en la Casa Madre, el Protomonasterio de la Orden, en la ciudad de Toledo, España, del 24 de mayo al 4 de junio del presente año 2008.
Dos motivos no menos importantes para las Concepcionistas dan mayor sentido y valor a este encuentro de Toledo: por una parte, el Cincuentenario de las Federaciones de los Monasterios de la Orden; por otra, la cercana celebración del quinto centenario de la aprobación de la Regla de la Orden de la Inmaculada Concepción, que ocurre el año 2011 ya cercano.
En este encuentro internacional han participado hermanas de las diez Federaciones actuales de la Orden; el Emmo. Sr. Cardenal Don Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Toledo, el Ministro General de la Orden de Frailes Menores y su Definitorio, algunos Ministros Provinciales de la OFM invitados al Encuentro; y los conferencistas que expondrán temas referentes a la vida, el espíritu y carisma y la Orden de Santa Beatriz de Silva.



El cuerpo de la Santa Fundadora, conservado en la capilla y la sepultura destinadas para ello, desde el silencio de la espera y del testimonio de la vida y la misión entregadas totalmente, inspiraba con fuerza a cuantos han estado presentes haciendo la experiencia profunda de este encuentro.Los trabajos del Encuentro comenzaron bajo el signo de la comunión y la unidad de la Iglesia y para todos las comunidades que la forman y los movimientos que dan testimonio de su vida y de su fe en Jesucristo, pan y alimento, bebida y refrigerio, belleza y contemplación, plenitud y vida de cuantos lo siguen en la consagración de sí mismos en la vida religiosa. El Congreso comenzó con la santa Eucaristía. El Ministro General de los Frailes Menores, Fr. José Rodríguez Carballo, OFM, presidió la Eucaristía dirigió su saludo a las Presidentas y Delegadas y, desde el Protomonasterio, al mismo tiempo, a todas las Hermanas de la Orden extendida en España, Argentina, México, El Salvador, Honduras, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Brasil, Guinea Ecuatorial y la India.Agradecemos de todo corazón el interés de los que se han hecho eco de este acontecimiento histórico de la Iglesia.
Fr. Francisco Manuel Romero García, OFM,de la Secretaría del Congreso OIC, Toledo

martes, 27 de mayo de 2008

EL SECRETO




EL SECRETO


Un día, una amiga
le preguntó a otra...
'¿Cómo es que siempre estás tan feliz? ¡Siempre tienes tanta energía, y pareciera que nunca estás triste ni tienes problemas!'

Con una gran sonrisa en
los labios, respondió:
' ¡Yo conozco un Secreto!' '¿Qué secreto es ese?' La amiga respondió: 'Voy a contarte, pero debes prometerme que vas a compartir el Secreto con otras personas.'

'Este es el Secreto: He aprendido que es muy poco lo que puedo hacer por mi misma que me haga realmente feliz. Dependo de Dios para absolutamente todo. Él me hace feliz y satisface mis necesidades. Cuando surge una situación difícil en mi vida, confío en que Dios va a satisfacerla de acuerdo a SUS designios. He aprendido que la mayor parte de las veces no requiero siquiera la mitad de lo que creo necesitar. ¡Él nunca me ha defraudado y tiene un plan perfecto para mí! ¡Le entregué mi vida por completo a Él!
¡Desde que aprendí ese 'Secreto', he sido sumamente feliz!'

Lo primero que pensó
la amiga que preguntaba fue:
'¡Eso es demasiado sencillo!' Pero al reflexionar respecto a su propia vida,recordó cuando pensaba que tener una casa más grande iba a hacerla feliz... ¡pero no fue así! Pensó que tener un trabajo con un mejor salario la haría feliz, pero no sucedió. Pensó que casándose con un hombre guapo y adinerado sería feliz...Más tuvo una casa y no un hogar, tuvo muchos bienes materiales, más no felicidad.
¿Cuándo sentía felicidad?
Jugando con sus hijos y dándoles amor; disfrutando con sus amigos;
sirviendo a los más necesitados; disfrutando las bellezas de la naturaleza;
y sobretodo... ¡era feliz cada vez que dedicaba un tiempo en el día
para darle gracias a Dios!

¡Ya lo sabes tú también! ¡Ánimo! ¡No puedes depender de otras personas para ser feliz! Solo DIOS con Su infinita sabiduría da la verdadera felicidad. ¡Ten fe en DIOS! ¡Abandónate en SUS amorosos brazos!
¡Él llenará los vacíos de tu vida, pues sabe lo que es mejor para ti!
Cuando sientas que los problemas te abruman, no te deprimas...
¡Dios te ayudará a llevar la carga y te dará discernimiento para resolverlos!


¡Yo te he dado a conocer el Secreto de mi felicidad! ¿Qué vas a hacer con esta información?

¡Tienes que compartir este Secreto también! ¡Dile a quienes conoces que Dios les ama y cuida de ellos!
¡Que Él les tiene preparada una vida hermosa!¡Sólo hay que confiar en que es así!¡No basta creer en Dios! ¡Debemos CREERLE A DIOS!


¡Que Dios Todopoderoso te bendiga
e ilumine el sendero de tu vida!

sábado, 17 de mayo de 2008

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD



JORNADA PRO ORANTIBUS


Vida consagrada contemplativa
18 de Mayo de 2008



La palabra en el silencio
Escuchar a Dios en la vida contemplativa


Contemplar es mirar entrañablemente al Dios trino,
Su amor se revela en el misterio de la encarnación,
En la gracia de la Inmaculada concepción de María,
En las obras, en la pasión y muerte de Cristo en su resurrección.

(Del comentario a las Constituciones Generales de la Orden de la Inmaculada Concepción)
Por Fray Herber OFM



Santísima Trinidad, te adoro profundamente
Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Habéis hecho morada en nosotros
¡Que jamás os perdamos por el pecado!
¡Que toda nuestra vida, sea una
Alabanza de tu gloria!

****

No vengo a la soledad
Cuando vengo a la oración,
Pues sé que, estando contigo,
Con mis hermanos estoy;
Y sé que, estando con ellos,
Tú estás en medio, señor.


(De la liturgia de las horas)

miércoles, 30 de abril de 2008

MES DE MAYO A MARÍA











VENID Y VAMOS TODOS CON FLORES A MARIA

Venid y vamos todos con flores a porfíacon flores a Maríaque Madre nuestra es.
De nuevo aquí nos tienes purísima doncella
más que la luna bella postrados a tus pies.
A ofrecerte venimos flores del bajo suelocon cuánto amor y anhelo Señora Tú lo ves.

ORACIÓN PREPARATORIA

Acuérdate, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno que haya acudido a tu patrocinio, implorado tu auxilio, o pedido tu socorro, haya sido abandonado de Ti Animado por esta confianza, vengo a Ti, me refugio en Ti, yo pecador gimo delante de Ti. No quieras, ¡oh Madre del Verbo Eterno!, despreciar mis súplicas; antes bien, escúchalas favorablemente, y haz lo que te suplico. Amén.

INVOCACIONES AL DULCE NOMBRE DE MARÍA

Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acuérdate de mí,
miserable pecador. Avemaría.
Acueducto de las divinas gracias, concédeme abundancia de lágrimas
para llorar mis pecados. Avemaría.
Reina del cielo y de la tierra, sé mi amparo y defensa
en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.
Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de tu santísimo Hijo
las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.
Abogada y refugio de los pecadores, asísteme en el trance de mi muerte
y ábreme las puertas del cielo. Avemaría.

BAJO TU AMPARO

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desoigas la oración de tus hijos necesitados y líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

FLORES PARA LA VIRGEN

Sugerencias de obsequios espirituales que se pueden ofrecer al Señor, por medio de la Virgen, para cada día del mes de mayo.

N. Recibe, Madre, las flores de nuestro amor y nuestra alegría.R. Para que tu gozo sea cumplido.

1. Prontitud para el trabajo, empezando por levantarme sin pereza.
2. Examinar mi devoción a la Virgen y cómo la practico.
3. Examinar mi consagración a Cristo y a su Corazón.
4. Poner los medios para estar en gracia de Dios.
5. Estudiar cómo debo guardar la pureza de pensamiento y obras.
6. Procurar ser amable con los demás.
7. Reflexionar si cumplo lo que Dios quiere de mi.
8. Aceptar algo del Magisterio, o de la Religión, que me moleste.
9. Hablar de la Virgen.
10. Recordar algo que me desagrade de otros, y disculparlos.
11. Repetir mi juramento cristiano de lealtad a Cristo y al Papa.
12. Estar un rato comparando mi vida con la de María.
13. Desprenderme de algo en beneficio de otra persona.
14. Hacer con especial cuidado el examen de la noche.
15. Hacer con especial cuidado el ofrecimiento de obras.
16. Comulgar pidiendo fortaleza en las tentaciones.
17. Proponer hacer los cinco primeros sábados.
18. Recitar con devoción el Ángelus.
19. Visitar algún enfermo.
20. Rezar todos los días las tres Avemarías al levantarme y acostarme.
21. Dar un donativo para alguna necesidad.
22. Encomendar a la Virgen mis dificultades y aceptar su decisión.
23. Pedir al Ángel de la guarda remordimiento por mis pecados de omisión.
24. Ofrecer algunas mortificaciones por el fruto de mi apostolado.
25. Descubrir en qué tengo respeto humano, y vencerlo.
26. Ver si todas mis lecturas y espectáculos los aprobará la Virgen.
27. Meditar un rato en el valor de la castidad.
28. Revisar si en todas mis ocupaciones y diversiones imito a Cristo.
29. Pensar con alegría en el cielo, y prepararme para la muerte, quizá repentina.
30. Rezar el Rosario con devoción.
31. Quitar de mi algo que moleste a los demás.

V. Guarda en tu corazón las flores que te ofrecemos.
R. Para que ahora y siempre nuestro amor y nuestra alegría, nuestra castidad y nuestra esperanza, sean la prenda bendita de tu gozo y del nuestro.

ORACIÓN FINAL

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza; a Ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco desde este día alma, vida y corazón. ¡Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía!
*********************
*******

Devocionario Católico




lunes, 14 de abril de 2008

JORNADA MUNDIAL POR LAS VOCACIONES

DÍA DEL BUEN PASTOR

TE NECESITO



¿Cómo nace y se consolida una vocación?

La vocación a la vida religiosa es una forma de realizar la vocación cristiana. Está abierta a todos, pero no todos son llamados.

¿Cuándo y en qué condiciones un joven cristiano puede sentirse llamado a ser religioso en la Iglesia? ¿Cuáles son los elementos de una vocación a la vida religiosa?
Una decidida opción por Jesucristo.


"Caminando por la orilla del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando las redes en el mar, pues eran pescadores. Y les dijo: veníos conmigo y os haré pescadores de hombres. Ellos, al instante, dejando las redes, lo siguieron" (Mt 4, 18-22).Jesús llama y quien es llamado responde con el seguimiento. La vocación de los apóstoles es modelo para todos los que quieren seguir a Jesús. La vocación no nace del idealismo o la generosidad juvenil, nace de la fe.

Es respuesta a una llamada previa que Jesús nos dirige. Es Él quien toma siempre la iniciativa y no nosotros. Él se hace siempre el encontradizo: pasa, mira, llama... el discípulo escucha, obedece y se pone a seguirle. No te decides a ser religioso/a simplemente porque quieres entregarte a pacificar la sociedad, infundirle esperanza o trabajar por la justicia. Te haces religioso ante todo por Jesucristo. Descubres por la fe que Jesucristo es el primer valor de tu vida, y quieres que, poco a poco, este descubrimiento te vaya conquistando por dentro hasta que de verdad Jesucristo sea lo más importante en tu escala de valores. Has decidido seguirlo. Y seguirlo significa quererlo con toda el alma y prestarle nuestro corazón y nuestro cuerpo, nuestras cualidades y gustos, nuestra salud y nuestros estudios, nuestro interés y nuestro tiempo pleno, a fin de que a través de nosotros, este Jesucristo que vive hoy pueda seguir su tarea de liberar y de salvar a la gente. Entre nosotros nadie que no haya descubierto a Jesucristo y que no haya sido atraído fuertemente por su Persona y su tarea está llamado a la vida religiosa. Quien haya hecho este descubrimiento puede seguir preguntándose por la vocación.


La consagración religiosa

Seguir a Jesús, ser discípulo suyo, significa responder a su llamada a vivir con Él y como Él. Vincularse incondicionalmente a su persona, hacerse con Él compañero de camino, identificarse con su estilo de vida: su virginidad, su obediencia y su pobreza y compartir su mismo destino en plena fidelidad y disponibilidad a las exigencias que implica esta vocación. Seguir a Jesús supone también colaborar en su misma misión, el proyecto del Reino. El religioso es el cristiano que intenta vivir la consagración del bautismo —es decir, su condición de hijo de Dios y de ciudadano del Reino— en toda su radicalidad, llevando hasta sus últimas consecuencias las exigencias implícitas del bautismo. La fe en Cristo, en su llamada, le lleva a cogerlo como Persona y como Palabra, dejarse «poseer» por Él y ponerse a su entera disposición. La consagración religiosa es un misterio entrañable del amor de Dios. Dios se da en Jesús, plenamente, al que llama. Y el consagrado le responde amándole con todo el corazón, es decir, con toda su vida; le da su ser en profundidad. Pero una persona sólo se entrega realmente cuando se entrega por amor y cuando entrega su amor. El amor es el primer don, la raíz y principio de todos los demás dones. Y el amor total sólo se expresa con el don total de sí mismo. Por eso la consagración religiosa es consagración de amor. Con las características propias del amor verdadero: la totalidad en la entrega, la exclusividad en la persona amada y el desinterés absoluto en servirle.

Entrega y amor que se concretan en vivir con Él y como Él, asumiendo su mismo estilo de vida, los "consejos evangélicos". Son un camino nuevo para el que quiera estrenarlo; una vida nueva para el que quiera embarcarse en ella; una verdad nueva para el que quiera caminar a su luz. No son muchos, apenas tres. Se resumen en ser pobre como Él, célibe como Él y obediente como Él. Sus consejos los enseña con su vida. No habla de la pobreza como teoría, sino que invita a vivir pobre. No habla del celibato como una utopía, sino que invita a amar con amor universal y a darse por el Reino. No habla de obediencia como un plan de acción, sino que pide ser coherente con el proyecto de Dios y llevarlo a cabo hasta las últimas consecuencias. Los consejos evangélicos son radicales, exigentes, desconcertantes, son una aventura que sólo se entiende viviéndola. Son expresión de amor, amor total, consagrado, la expresión máxima del amor total. Son donación plena de la persona, de lo que la persona es y de lo que la persona tiene: dedicación absoluta e inmediata al amor y al servicio de Dios. Sin el amor a Cristo, los consejos evangélicos no tienen sentido, ya que los votos son la expresión del amor personal a Cristo.Esta convivencia con Cristo se traduce y expresa en convivencia externa con los hermanos, en la vida fraterna. Esta fraternidad va generando unas relaciones basadas en el servicio, y en la entrega; creando así una vida de familia que se traduce también en la acción apostólica.

Para tu oración

Ponte en la presencia de Dios. Sé consciente de que vas a orar con su Palabra y eso te compromete a la escucha de lo que esa Palabra te exija.Comienza a leer la oración que te proponemos muy lentamente; al terminar un párrafo vuelve a repetirlo; centra ahora tu atención en la primera frase que te impresione especialmente, y deja que resuene en ti... Utiliza tus propias palabras para decirle al Señor lo que te evoca, para expresar aquello en que te ves urgido a cambiar, o para agradecerle o pedirle perdón... Pasa luego a otra frase.
En busca de un proyecto de vida.

Es el momento, Señor, de orientar mi vida; es la hora de dar rumbo a mi existencia; estoy a punto para descubrir un nuevo camino; no me sirve, Señor, el vivir en eterna encrucijada.
Estoy ante Ti abierto como la playa al mar; estoy en busca de tus pasos, de tus huellas;quiero dejar atrás mis caminos y entrar por "tus caminos"; quiero decir sí al plan de Dios para los sueños de mi vida. Aquí estoy, Señor, como Saulo en el camino de Damasco; y te digo sin rodeos: Señor, ¿qué quieres que haga?


Catequesis Vocacionales

Estados de Vida

domingo, 23 de marzo de 2008

miércoles, 19 de marzo de 2008

ME AMÓ HASTA EL EXTREMO


No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido;
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor; muéveme el verte
clavado en esa cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido
muéveme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, al fin, tu amor, y en tal manera
que, aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y, aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera;
pues, aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

martes, 4 de marzo de 2008

JESUS ORANDO EN EL HUERTO

JESUS ORANDO EN EL HUERTO


Orando repetía:

“Si es posible pase de mi este cáliz… pero no se haga mi voluntad

Sino la tuya…”





“Me amó y se entregó por mi…”



Que yo sepa, Señor, en cada instante unir mi voluntad a la del Padre.



Dios nuestro, que quisiste que la Madre de tu Hijo estuviera a su lado junto a la cruz, participando en sus sufrimientos, concede a tu
Iglesia que, asociada con María a la pasión de Cristo, merezca también participar en su gloriosa resurrección.

VIRGEN DE LOS DOLORES


VIRGEN SANTÍSIMA DE LOS DOLORES


Nunca podremos ni remotamente sospechar lo que significó de dolor para su corazón de Madre el contemplar, en silencio, la pasión y muerte de su Hijo. Ella, su Madre. Ella, que sabía perfectamente quién era Él. Ella que humanamente habría querido anunciar a voz en grito la nefanda tragedia de aquel gesto deicida, en un intento de arrancar a su Hijo de las manos de sus verdugos. Ella, que en último término habría preferido suplantar a su Jesús... Ella tuvo que callar, y sufrir, y obedecer. Esa era la voluntad de Dios. Y con el corazón sangrante y desgarrado, de pie ante la cruz, María repitió una vez más, sin palabras, en la más pura de las obediencias, “hágase tu voluntad”.

Pero ni la fe, ni la confianza, ni el amor de María se vinieron abajo ante esa nueva manifestación incomprensible de la voluntad de Dios. Creyendo, confiando y amando Ella supo esperar la mayor alegría de su vida: recuperar a su Jesús para siempre tras la resurrección.


Virgen Santísima de los Dolores, míranos cargando nuestra cruz de cada día. Compadécete de nuestros dolores, como nosotros nos compadecemos de los tuyos, y acompáñanos como acompañaste a tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor, en el camino doloroso del Calvario. Eres nuestra Madre y te necesitamos. Ayúdanos a sufrir con
amor y esperanza, con paciencia y aceptación, para que nuestro dolor, asociado al tuyo y al de tu Hijo, tenga valor redentor y en las manos de Dios, nuestro Padre, se transforme en gracia para la salvación del mundo.


Aprendamos de María a llenar el vacío de la soledad que nos invade tras la muerte de nuestros seres queridos. Llenarlo con lo único que puede llenarlo: el amor, la fe y la esperanza de la vida futura.

miércoles, 30 de enero de 2008

2 DE FEBRERO



DIA DE LA VIDA CONSAGRADA
Hágase en mí según tu palabra…

El religioso es el cristiano que intenta vivir la consagración del bautismo —es decir, su condición de hijo de Dios y de ciudadano del Reino— en toda su radicalidad, llevando hasta sus últimas consecuencias las exigencias implícitas del bautismo.
La fe en Cristo, en su llamada, le lleva a cogerlo como Persona y como Palabra, dejarse «poseer» por Él y ponerse a su entera disposición.
La consagración religiosa es un misterio entrañable del amor de Dios. Dios se da en Jesús, plenamente, al que llama. Y el consagrado le responde amándole con todo el corazón, es decir, con toda su vida; le da su ser en profundidad. Pero una persona sólo se entrega realmente cuando se entrega por amor y cuando entrega su amor. El amor es el primer don, la raíz y principio de todos los demás dones. Y el amor total sólo se expresa con el don total de sí mismo. Por eso la consagración religiosa es consagración de amor. Con las características propias del amor verdadero: la totalidad en la entrega, la exclusividad en la persona amada y el desinterés absoluto en servirle.
Entrega y amor que se concretan en vivir con Él y como Él, asumiendo su mismo estilo de vida, los "consejos evangélicos". Son un camino nuevo para el que quiera estrenarlo; una vida nueva para el que quiera embarcarse en ella; una verdad nueva para el que quiera caminar a su luz. Se resumen en ser pobre como Él, célibe como Él y obediente como Él.

RELIGIOSA: Catequesis Vocacionales Estados de Vida VIDA


viernes, 11 de enero de 2008

VIRGEN MADRE

FAMILIA CRISTIANA


Unidos por el amor, se ora y se trabaja en el camino del bien.
Porque quienes oran unidos, permanecen unidos.

Jesús, María y José, modelo de familias cristianas,
os pedimos, que todos los miembros de cada familia humana,
esté unida a Dios y entre sí, en las alegrías y en los sufrimientos.
Así sea.

jueves, 3 de enero de 2008

DIA 6 DE ENERO


SANTOS REYES MAGOS




Unidos a los Santos Reyes Magos,
adoremos con fe al Niño Jesús,
que vino a salvarnos.