domingo, 1 de abril de 2018

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN



Cristo ha resucitado ¡Aleluya!


COMIENZA TU NUEVA VIDA CON CRISTO


¡GRACIAS, SEÑOR! ¡ALELUYA!

Has muerto, pero al morir,
nos has enseñado a mirar hacia el Padre
a cumplir la voluntad de Dios y no la nuestra
a buscar el bien de los demás y no el propio

¡HAS RESUCITADO, SEÑOR!

jueves, 1 de febrero de 2018

DÍA 2 DE FEBRERO


 Gracias, Padre, por tu Hijo Jesucristo, Esposo fiel de la Iglesia. Renueva Tú en nosotros el fuego de tu Amor, la dicha y la alegría de vivir la verdadera castidad y la pureza sincera, de cuerpo, mente y corazón, una auténtica humanidad plena en la santidad de nuestra consagración.


 Señor, te pedimos por todos los jóvenes que te buscan aun sin saberlo; condúceles al encuentro con tu Amor, de modo que descubran un nuevo horizonte en sus vidas y, con ello, una orientación vocacional decisiva.

******

x

viernes, 29 de diciembre de 2017

NAVIDAD- AÑO NUEVO 2017-2018


Oración Fin de Año
2017 -2018

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho.

También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.


 ¡Jesús, quédate con nosotros! 

En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días
que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.
Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad. Amén

¡FELIZ AÑO NUEVO!... 2018

lunes, 25 de diciembre de 2017

FELIZ NAVIDAD 2017



Que el nacimiento del niño Jesús llene nuestros corazones de PAZ, AMOR y FE en DIOS. ¡Felices Fiestas Navideñas!

jueves, 21 de diciembre de 2017

PREGÓN DE NAVIDAD



Pregón de Navidad, poema de Francisco Vaquerizo
Con vuestro permiso vengo,
amigos, a pregonar
el nacimiento, en Belén,
de un Infante que abrirá
los portones de la Gloria
a toda la humanidad.
Con vuestro permiso vengo,
amigos, a pregonar
suceso tan memorable,
evento tan singular
que hasta los coros angélicos
se encargaron de anunciar
diciendo “gloria en los cielos
y en la tierra, al hombre, paz”.
Y es que Jesús – Emmanuel”-
ha nacido en un Portal
y que Él es ya para siempre
nuestro Cordero pascual,
el que, inmolado en la Cruz
por toda la humanidad,
a la gracia de Dios Padre
de nuevo nos llevará.
Atención hacia este Niño,
porque no es un niño más,
es el Hijo de Dios vivo,
como pronto se verá
cuando salga a los caminos
y se ponga a predicar
ese Reino de los Cielos,
que es reino de caridad,
de amor, de vida, de gracia,
de justicia y de verdad.
Amigos, amigos todos,
acercaos y mirad
al Niño Jesús, que llora
siendo Él la felicidad
y la dicha por sí mismo.
Y otro detalle observad:
que apenas tiene pañales
ni cuna donde posar,
siendo Él la misma riqueza
y teniendo en propiedad
todas las cosas creadas
y los que estén por crear.
Tened en cuenta, asimismo
la tremenda soledad
en que se ve, pese a ser
la divina Majestad.
¿Por qué hace el Niño estas cosas?
Yo digo que las hará
porque viene a dar ejemplo
de pobreza y humildad,
virtudes que, de mayor,
tanto recomendará.
Y, sin embargo, parece
feliz que no cabe más;
su sonrisa de cariño,
su mirada de amistad
y la infinita ternura
de su rostro celestial,
clara y fehaciente muestra
de su contento nos dan.
Reyes magos de muy lejos
lo vinieron a adorar,
a sus plantas se postraron
con toda solemnidad
y, antes de volverse a casa,
dones le fueron a dar
de oro, de incienso y de mirra,
que son de mucho estimar.
Quiera Dios que, en estos días
alegres de Navidad,
no echemos en el olvido
algo tan elemental
como que el Divino Infante
es el punto principal
de estas fiestas; cualquier otro
que ocupase su lugar
-los regalos, los banquetes,
los adornos del hogar…-,
sería sacar de quicio
las cosas, deteriorar
sería la esencia misma
de la misma Navidad.
La Navidad es un Niño
que nace para librar
a los hombres del pecado,
y el que quiera de verdad
vivir estos días santos
con toda autenticidad,
ha de poner su mirada
y su amor en el Portal
donde Jesús Niño estrena
nuestra condición mortal.
Con vuestro permiso, amigos,
mi pregón llega al final,
no sin antes desearos
mucho amor y mucha paz
y unos días de descanso
y de gozo celestial.
Feliz Navidad os desea a todos. - Francisco.
Guadalajara, 2017.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN 8 de diciembre 2017


Inmaculada Concepción de la Virgen María y el sentido de su fiesta.
 “La Inmaculada Concepción significa que María es la primera salvada de la infinita misericordia del Padre, tal primicia de la salvación que Dios quiere donar a cada hombre y mujer, en Cristo. Por esto la Inmaculada se ha convertido en icono sublime de la misericordia divina que ha vencido el pecado. Y nosotros, hoy, queremos mirar a este icono con amor confiado y contemplarla en todo su esplendor, imitándola en la fe”.
“En la concepción inmaculada de María estamos invitados a reconocer la aurora del mundo nuevo, transformado por la obra salvadora del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. La aurora de la nueva creación actuada por la divina misericordia
 “Por esto la Virgen María, nunca contagiada por el pecado está siempre llena de Dios, es madre de una humanidad nueva”.
Esta fiesta implica dos cosas: “acoger plenamente Dios y su gracia misericordiosa en nuestra vida; transformarse a su vez en artífices de misericordia a través de un auténtico camino evangélico”.
Porque “la fiesta de la Inmaculada se transforma en la fiesta de todos nosotros sí, con nuestros ‘síes’ cotidianos, conseguimos vencer nuestro egoísmo y hacer más feliz la vida de nuestros hermanos, a donarles esperanza, secando aquellas lágrimas y donando un poco de alegría”.
Por tanto, “a imitación de María, estamos llamados a transformarnos en portadores de Cristo y testigos de su amor, mirando en primer lugar a aquellos que son privilegiados a los ojos de Jesús”.
“Mientras vivía en el mundo marcado por el pecado, no fue tocada: es nuestra hermana en el sufrimiento, pero no en el mal y el pecado”. “Más bien, el mal en ella ha sido batido antes aún de tocarla, porque Dios la ha llenado de gracia”.
Que la Virgen “nos ayude a redescubrir siempre más la misericordia divina como distintivo del cristiano” ya que “esa es la palabra-síntesis del Evangelio”. “Es el tramo fundamental del rostro de Cristo: aquel rostro que nosotros reconocemos en los diversos aspectos de su existencia: cuando va al encuentro de todos, cuando sana a los enfermos, cuando se sienta en la mesa con los pecadores, y sobre todo cuando, clavado sobre la cruz, perdona; allí nosotros vemos el rostro de la misericordia divina”.

Papa Francisco

martes, 3 de octubre de 2017

SAN FRANCISCO DE ASIS



Los pajarillos venían a escucharle cuando cantaba las grandezas del Señor

ORACIÓN

Oh, Señor, hazme un instrumento de TPaz .
Donde hay odio, que lleve yo el Amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión
Donde haya duda, que lleve yo la Fe.
Donde haya error, que lleve yo la Verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.
Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.
Porque es:
Dando , que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la 
Vida Eterna.